El estudio de arquitectura Ramón Esteve firma el proyecto

Casa Oslo es uno de los últimos proyectos del prestigioso arquitecto valenciano, Ramón Esteve. La vivienda se encuentra enclavada en la ladera de una montaña, en una urbanización residencial de la costa alicantina rodeada de vegetación y pinos.

El objetivo de este proyecto era crear una vivienda que actuara como mirador para generar esa relación interior – exterior a través de las vistas al mar y la montaña.

Además este aspecto se fomenta también con el uso de materiales nobles que ayuda la conexión con la naturaleza.

 

 

 

MATERIALIDAD

Se han empleado cuatro materiales esenciales: mármol carrara, hormigón blanco, piedra de mampostería y madera. El uso de estos materiales combinados entre sí consiguen transmitir calidez al conjunto.

El mármol carrara se ha utilizado tanto en el pavimento como en el mobiliario. Por ejemplo, en la chimenea y en el lavabo del aseo de cortesía, ambos diseños de Ramón Esteve para este proyecto.

El pavimento exterior, presente en todas las terrazas, es también de mármol carrara, aunque con un acabado rústico.

La madera se encuentra presente también en el mobiliario de la casa, además se puede ver en la cocina o en el cuarto de baño, para aportar calidez al espacio.

La piedra de mampostería se aplica al basamento y a los muros que delimitan la vivienda.

La frialdad que transmite la materialidad de sus muros, se pone en contradicción con la calidez de su interior debido a la presencia de la madera en grandes superficies.

 

 

ESTRUCTURA DE HORMIGÓN

La estructura se muestra en sus fachadas, entrando en la vivienda mediante los forjados. La planta baja se prolonga en un espacio de estar exterior que se colmata con la piscina, que se funde con el horizonte.

La superposición de dos cajas conforma la vivienda, las cuales descabalgan entre sí generando un juego de luz y sombras, potenciado por la apertura de huecos en sus forjados. Estas se apoyan sobre un basamento de piedra que se adapta a la fuerte pendiente.

La casa se sitúa con delicadeza en el terreno, mediante un basamento de piedra de mampostería que se adapta a la ladera de la montaña. Se generan aperturas en sus forjados que permiten la entrada de luz, potenciando la relación interior-exterior.

 

 

La casa se extiende como un gran mirador que proyecta las vistas al mar, en contraste con la privacidad que ofrece la fachada trasera, donde se encuentra el espacio de acceso.

La planta baja contiene la zona de día con espacios diáfanos. En el piso superior se ha ubicado la zona de noche, logrando así crear dos espacio bien diferenciados y que ayuden a fomentar el descanso.

Una de las características principales de esta vivienda es su luminosidad, gracias a los espacios abiertos y a las grandes cristaleras que permiten la entrada de luz natural.

 

 

integración verde

Dentro del proyecto se ha buscado mantener un equilibro entre naturaleza y arquitectura. Para ello, se ha mantenido la vegetación autóctona de la zona para preservar el terreno natural.

Articulos similares
TALLERES TÉCNICOS 2018 - OVIEDO
0 33

La Cámara de comercio de Oviedo acoge un nuevo Taller Técnico de tureforma

Dejar una respuesta