LA CASA DE UNA BLOGGER

Poder conseguir la vivienda soñada, o por lo menos poder vivir en el hogar que siempre has deseado, no siempre resulta fácil. Puedes encontrar la vivienda, pero igual el interior no es lo que buscas. Cuando vimos la casa por primera vez, nos dimos cuenta que en ella haríamos los cambios necesarios para conseguir lo que siempre habíamos imaginado.
Desde el primer momento tuvimos muy claro que prácticamente todos los tabiques se iban a ir abajo. Siempre nos han gustado los espacios abiertos, especialmente en la cocina – salón. En todos los pisos en los que habíamos vivido anteriormente, todos ellos de alquiler, soñábamos con tirar el tabique que separaba el salón/comedor de la cocina para unirlo entre sí con una gran isla. Esta idea siempre estuvo presente, por lo que al comprar la casa que estaba para reformar íntegramente, toda la distribución giró en torno a esta idea.
Otro requisito que debía cumplir la distribución era tener un gran ventanal al lado del sofá y que tuviera vistas al jardín. Soñaba con una casa bonita, pero a la vez práctica y bien integrada. De primera mano sabía que, una cocina que no tuviera salida directa al jardín iba a acabar mermando la vida en él. Poder sacar la vajilla, cubertería y todo lo necesario para desayunar, comer o cenar fuera con facilidad y comodidad, era indispensable.
Así que, con estas ideas principales y muy claras, empezamos a darle forma a la distribución de la primera planta. Tiramos 3 tabiques, los cuales separaban la cocina, 2 habitaciones y el baño. En su lugar, hicimos una amplia cocina con comedor – salón, baño y escaleras de acceso a la segunda planta, que en aquel momento se encontraban en el jardín.

Cocina
Las tonalidades de la cocina siempre las tuve claras: blanco y madera, mi combinación favorita. Desde pequeña me fijaba en este tipo de cocinas, me llamaban mucho la atención las de estilo nórdico. Dimos mil vueltas a la distribución, pensando cual era la mejor manera de integrarla al salón. La forma de U con península y mesa de comedor integrada fue la opción ganadora. Tener una mesa de comedor solo para darle uso en navidad y que cogiera polvo el resto del año no entraba en nuestros planes.
Por ello, preferimos integrarla a la cocina y colocarle una gran lámpara encima, para que no tuviera tanta sensación de la típica mesa de cocina.
La lámpara que escogimos es, a día de hoy, la gran protagonista de esta estancia. El trenzado de bambú proporciona una iluminación suave y brillante creando así un ambiente cálido y acogedor y proyectando unos decorativos motivos luminosos.

En cuanto a los materiales
Pavimento: Decidimos no tener cortes de suelo en casa. Nos gustaba que todo tuviera una continuidad, más todavía teniendo la cocina sin tabique y puerta que pudiera separar el corte de pavimento.

Azulejos: Queríamos una cocina poco recargada, por ello, decidimos poner azulejos solo en la zona donde pensamos que podía haber riesgo de salpicaduras de grasa y alimentos. Elegimos unos azulejos tipo metro biselados en color blanco, de medidas 7,5 x 15.

Pintura: Optamos por una pintura resistente y de buena calidad, que brinda la oportunidad de limpiar las manchas con un paño húmedo. Esta característica era muy importante a la hora de correr el riesgo de salpicaduras en las zonas donde no hubiese azulejos.
La elegimos en color blanco, como el resto de la estancia, ya que queríamos resaltar la pared de azulejo gris del salón y no queríamos tener cortes de pintura en ninguna pared.

Muebles: Se diferencian 2 tipos de muebles: bajos en color blanco mate con gola plana en acero inoxidable y muebles altos tipo columna en color madera mate con tiradores de acero inoxidable. Los escogimos mate, ya que nos los recomendaron por su facilidad de limpieza sobre el brillo. En la zona de trabajo, pusimos solo muebles bajos, para darle más luminosidad y amplitud, dejando hueco solo para un estante de madera a juego de la encimera para poner decoración.
Por otro lado, podemos apreciar una zona de armarios en columnas con mucho espacio de almacenaje y el microondas y horno. Tuvimos muy en cuenta que estos 2 electrodomésticos estuvieran a una altura que fueran cómodos de usar. En el resto de muebles tenemos una gran despensa, un mueble escobero y un mueble alto encima del frigorífico.

Electrodomésticos: Este es uno de los aspectos más importantes a tener muy en cuanto a la hora de optar por una cocina abierta, de tal manera que si los usamos mientras vemos la televisión o nos echamos una siesta en el sofá, no molesten. Por este motivo los elegimos de la gama Silence Plus.
• La campana extractora jugaba un papel muy importante en la cocina abierta. Era necesario encontrar una campana que tuviera mucha potencia de absorción, pero no fuera muy ruidosa para que no molestase, además de tener un precio razonable. Es de estilo decorativa en cristal blanco.
• El frigorífico lo elegimos de estilo americano y en acero inoxidable. Ya habíamos tenido antes un frigorífico de estas características y nos parecía lo más cómodo.
• El lavavajillas lo pusimos integrado para no romper la armonía de los muebles bajos.
• Sin ninguna duda optamos por poner una placa de inducción, ya que, igual que el frigorífico, habíamos tenido la gran suerte de tener en otro piso de alquiler y nos había gustado mucho.
• El microondas está integrado y es de acero inoxidable.
• Sobre el horno solo teníamos un requisito: que fuera pirolítico. Nos llamaba mucho la atención la función de auto limpieza.

Encimera: Siempre la quise de madera natural, pero en el camino se me cruzó esta de formica tan conseguida y no dudé ni un segundo. Después de usarla durante un año, estoy muy contenta. Hay que tener cuidado con los objetos punzantes para evitar rayarla y con el calor, pero la relación calidad precio está muy bien y estéticamente, me parece preciosa.

Fregadero: Optamos por un fregadero en porcelana blanco. En un principio me daba un poco de miedo que pudiera picarse con facilidad, pero tengo que decir que para nada es delicado, y eso que soy bastante torpe. Me parecía una opción muy elegante y que combinaba a la perfección con el resto de la cocina.

Grifería: Un buen grifo de chef era fundamental. Es muy práctico y cómodo para limpiar las ollas, las bandejas del horno y llenar el cubo de la fregona.
También integramos una jabonera. Nunca había tenido una y me informé sobre el tema para saber si era cómoda en el día a día. Acabé sacando la conclusión que una buena jabonera iba a acabar con los quebraderos de cabeza de donde poner el bote de lavavajillas, pero eso si, debía ser una de calidad. Escogí un modelo de una de las mejores marcas de grifería que, además, tiene una característica que me encantó y es que se rellena desde arriba. La imagen de verme retorciéndome cual contorsionista para rellenarla se esfumó de mi imaginación en unos segundos.

Textiles: Para vestir la ventana, optamos por un estor de screen inteligente, fácil de instalar y de usar en el día a día a través de un mando a distancia o de una App del Smartphone. Como no podía ser de otra manera, lo elegimos de color blanco y con un grado de abertura del 5% para conseguir la mayor visibilidad al exterior. Otra característica muy importante, es que es muy fácil de limpiar, ya que basta con pasar una bayeta húmeda sobre la mancha.

Salón
Tal y como ya he comentado, que el sofá estuviera al lado del ventanal con vistas al jardín era una condición indispensable.
Pusimos un gran ventanal de 3,50 metros de ancho por 2,10 metros de alto. Lo vestimos con 2 estores iguales al de la cocina: enrollables, de screen y en color blanco. Mantener la visibilidad al jardín era importante, ya que no es necesario tenerlo subido para tener vistas y lo mejor, es que desde fuera hacia dentro no se ve absolutamente nada, por lo que tenemos mucha intimidad.
Mantenemos el mismo sofá que compramos en el último piso de alquiler, de tonalidad beige, con chaiselongue y tela antimanchas. Junto a él, nos decidimos por una alfombra de estilo bereber en color crema. En diferencia a otras alfombras de estas características, elegimos este modelo porque los motivos geométricos son grandes, lo que no da sensación de sobrecargado, aportando amplitud. Sobre la alfombra pusimos un puff en fibras naturales a juego con el cactus de esparto y una mesa de centro abatible en color blanco y Canadian combinando con el mueble de TV.

La pared frontal donde está la TV colgada, está enlucida con azulejos en color gris. Esta idea surgió como solución para que la pared no se recalentara del calor de la estufa de leña que hay en la esquina. Como no nos acababa de convencer la idea de enlucir solo la zona de la estufa, decidimos enlucirla por completo, y es una determinación que nos alegra mucho hoy en día porque es un aspecto característico de la casa. La estufa, que como ya he mencionado antes es de leña, aporta una sensación de calidez que nos encanta. En otoño e invierno no hay mejor plan que el de sofá – peli – manta viendo de fondo las llamas del fuego mientras las escuchamos crujir.
Al lado de esta pared tenemos el pilar de carga que tuvieron que hacer los albañiles para cortar las vigas del techo y poder instaurar las escaleras. Aprovechamos este tabique para colocar una combinación de marcos con fotos de nuestra boda. Se ha convertido en nuestra pared favorita de la casa. Elegimos los marcos en color negro, para dar contraste a la pared, y dorado, para propinar un toque de elegancia.
Las escaleras están revestidas de mármol de tonalidades beige. En el hueco que queda entre el pilar de carga y el ‘pasillo’ colgamos una lámpara y pusimos una planta.
Por finalizar esta estancia de unos 50 m2 aproximadamente, agregamos una estantería a modo de vitrina con todas las vajillas bonitas, un espejo para dar amplitud y varios objetos de decoración tanto en esta vitrina, como en la balda que pusimos encima.

Articulos similares
GRAN FORMATO 2020 - BARCELONA
0 645

Desde ‘tureforma’ abre la temporada de eventos con un GRAN FORMATO. El miércoles 26 de febrero nos desplazaremos hasta Ba ...
0 175

La cocina se ha convertido en el centro neurálgico del hogar y se ha abierto al resto de las estancias, dejando atrás el ais ...

Dejar una respuesta