DISEÑO

Ubicado en el emblemático barrio de Ruzafa en Valencia, el Mercado San Valero es uno de los últimos proyectos de nihil estudio. La premisa fue crear el primer Street Food Market de la ciudad. Un proyecto 360º en el que se crea y trabaja una nueva marca, un ejercicio de branding donde interviene el diseño de interiores, diseño gráfico, naming y dirección de arte de la campaña de publicidad y comunicación. También se genera una imagen de marca capaz de transmitir coherentemente con su diseño interior, los colores que definen el mercado.

 

 

Un local con más de 400 m2 de superficie y con una morfología compleja, con una planta dispuesta en L, destinado a convertirse en un espacio gastronómico plural y un nuevo punto de referencia en el marco del ocio de la capital del Turia.
El concepto de Mercado San Valero se ha desarrollado siguiendo dos vías, una de carácter espacial y otra de carácter cromático, formando un tándem que introduce al visitante en una atmósfera genuina y con personalidad propia.

EL TERCER ESPACIO

La vida en la ciudad es uno de los paradigmas de la actividad humana, casi imposible de definir sin aludir a la intensidad de las relaciones, intercambios y conexiones entre las personas que la habitan y que son capaces de generar. Espacialmente hablando, las normativas y legislaciones existentes hacen referencia a la existencia de dos espacios: el espacio público y el espacio privado, no obstante abundan los textos que hablan de un tercer espacio: el espacio colectivo.
Es aquí donde se interviene con una mentalidad compartida, siendo un lugar con titularidad privada pero desarrollado con un fin y un uso claramente público.

 

 

EL COLOR

Este concepto se une con el anterior en un espacio conocido y utilizado por todos: un mercado. En un mercado (por ejemplo, en un mercado de alimentación) el protagonista no es el espacio en sí, sino el producto. Un mercado se caracteriza por una sucesión de puestos (de multitud de tipologías) que ofrecen un bien y una circulación de personas que los atraviesan, miran, eligen y consumen.
El mercado acaba convirtiéndose en una ‘calle’ llena de gente entre la que destaca la variedad de formas y colores de los productos, como puntos de atención y alegría entre la homogeneidad. Por ello, desde nihil estudio les parece imprescindible la aplicación de colores en el espacio en forma de notas llamativas que zonifiquen y remarquen aquellos elementos que queramos destacar.

 

 

La propuesta de color nace como alusión a las principales fuentes de alimentación de la pirámide alimenticia y haciendo un guiño a la materia prima que encontramos en los puestos de los mercados tradicionales. Así, realizando una deconstrucción cromática se minimizan y aglutinan en tres tonos (rojo/rosa para carnes, embutidos, frutos rojos; verde para frutas y verduras; amarillo para cereales, grano, tubérculos y lácteos), consiguiendo, de forma sencilla pero directa, clasificar los puestos del mercado y la señalítica de los mismos.

Sin referentes previos en la ciudad de Valencia, Mercado San Valero nace como un espacio gastronómico donde innovar, experimentar y divertirse. Mercado San Valero es un mercado diferente, personal y fuera de lo convencional que devuelve el concepto del mercado a un público objetivo concreto, que es atrevido y no olvida la importancia de la calidad.
Un proyecto ilusionante que aúna todas las ramas del diseño, elaborado desde un concepto definido desde el origen, donde nihil estudio pretende crear una atmósfera que active los sentidos y emociones de los visitantes.

 

Articulos similares
CATALONIA CERÁMICA
0 198

Cedanyola del Vallès, Barcelona, fue el escenario perfecto para reunir a más de 400 suscriptores del mundo de la arquitectur ...
¿CÓMO ES TU CASA?
0 184

Jennifer Barcia, diseñadora de interiores, nos da las claves para conseguir una acogedora estancia de verano

Dejar una respuesta