CALEFACCIÓN

BigMat, el Grupo de Distribución especialista en productos y soluciones de construcción y bricolaje para profesionales y particulares, presenta sus ideas y soluciones para elegir el termostato que más se adapte a cada necesidad.

Se trata de una serie de consejos prácticos para disfrutar de la calefacción en invierno que proporciona confort y comodidad. Están incluidos en el folleto de calefacción de BigMat.

Un termostato es un pequeño aparato que se utilizan para gestionar el sistema de calefacción o refrigeración, con el fin de mantenerlo encendido sólo cuando sea realmente necesario.

Este útil y discreto dispositivo se ha mantenido durante décadas en nuestros hogares y oficinas, y es el responsable del confort y la comodidad de la temperatura de nuestros ambientes, tanto en verano como en invierno.

Tipos de termostatos

Hay tres tipos de termostatos: analógicos, digitales y programables. Hay variedad de modelos en el mercado y la elección dependerá de cada necesidad.

1. Termostato analógico.
Los termostatos analógicos son los más tradicionales. Tienen una rueda manual que permite ajustar la temperatura. El sistema activa y desactiva la calefacción cuando la temperatura ambiente es inferior o superior a la temperatura ajustada.

2. Termostatos digitales.
Los termostatos digitales son los más utilizados por su eficacia y fácil manejo. Se basan en sensores eléctricos capaces de controlar los cambios de temperatura. Tienen un bajo coste y son de fácil instalación. Señaliza la temperatura de la estancia a través de una pantalla digital donde vemos qué temperatura es la que realmente deseamos.

3. Termostatos programables.
Es un termostato digital programable, también conocido como “crono termostato”. Permite controlar la temperatura y también regular el uso de la calefacción. Nos ayudan a controlar mejor la temperatura del espacio. Mediante este tipo de termostato digital, la calefacción es programable por horas e incluso días, con una temperatura exacta. Esto es especialmente interesante para programar el encendido y apagado de la caldera, evitando el derroche energético de dejar la calefacción siempre puesta y obteniendo el confort de llegar a casa y tenerla a una temperatura agradable.

Instalación del termostato

Los termostatos son muy sencillos de instalar; no hay necesidad de realizar grandes obras. Para poder hacerlo tan solo nos hará falta un taladro, destornillador y alguna herramienta más. Sin embargo, si hemos comprado un modelo muy complejo, o si bien no nos terminamos de aclarar con la instalación, siempre podemos solicitar los servicios de un instalador profesional y facilitarnos la vida.

Articulos similares
NETWORKING 2020 - SANTANDER
0 57

El 26 de marzo Santander acogerá el evento: Networking. Una apuesta por mejorar la calidad de la construcción, el confort y ...
LA COCINA
0 226

La cocina se ha convertido en el centro neurálgico del hogar y se ha abierto al resto de las estancias, dejando atrás el ais ...

Dejar una respuesta