Equilibrio, tradición y talento

Las «cuvées» de la Maison Louis Roederer, una de las firmas de champagne más reconocidas, nacen de la confrontación entre equilibrio, tradición y talento. Una esencia que se ve reflejada en este proyecto gracias a los encargados de proyectar su nueva área de degustación: el estudio de arquitectura APB-INGENIERIE, la interiorista Alexandra Kalinine y el diseñador Thomas Beauclair. Por otro lado, la empresa de carpintería Kieffer Menuiserie se ha ocupado de la realización del bar, donde quisieron contar con HIMACS como una garantía de higiene, seguridad y estética premium.

Al entrar en el salón de degustación, llama la atención la luz y pureza cristalina del espacio, con un bar en forma de herradura como protagonista y diseñado en un sutil maridaje de blanco, crudo y dorado. Para Kieffer Menuiserie, HIMACS destaca como material «por sus cualidades intrínsecas: la no porosidad, su suavidad, su capacidad para el termoformado en 3D con radios pequeños, y las uniones de montaje sin juntas visibles».

El bar parece tallado de una sola pieza: con el mostrador, el frontal y el borde descendente,  dando continuidad a la encimera. Para el canto del mostrador se ha optado por incorporar  un acabado en latón, el cual añade un toque de elegancia y armonía con las botellas de la  Maison. En el interior se encuentra el fregadero y, a un nivel más bajo, los muebles y los  refrigeradores, perfectamente integrados en la estructura y sin generar una ruptura estética.  

El principal reto para su realización fue la forma curvada y cónica, que precisó la creación  de un conjunto de molde y contramolde para dar forma al material gracias a su  termoformabilidad. El frontal del bar, en forma de tulipa y ensamblado sin juntas visibles,  refuerza además la continuidad característica del mobiliario. Una circunstancia por la que  HIMACS fue escogido como material principal, dada su ausencia de porosidades y su  capacidad de adquirir una estética de monobloque.

Para Kieffer Menuiserie «esta clase de proyecto conlleva mucho rigor para conseguir que  el resultado esté a la altura de la Maison Roederer. Todos los elementos de HIMACS se  han mecanizado, termoformado y ensamblado con gran precisión, para obtener un  resultado impecable, sobre todo en las aplicaciones retro iluminadas».  

HIMACS es el material idóneo para este lugar tan concurrido, sobre todo en el caso de las  superficies expuestas a líquidos y destinadas a la colocación del menaje, por su carácter  duradero, resistente a las manchas y sencillo de limpiar. Además, su superficie no porosa  garantiza un espacio libre de gérmenes, virus o suciedad.  

Líneas puras, acabados perfectamente lisos, y un tacto suave y sedoso para este bar  escultórico que se funde a la perfección con el interiorismo del espacio.

 

Articulos similares
NETWORKING ACTIVO
0 2

Arrancando la temporada con lo que ha sido la primera sesión de Networking Activo organizada por Tu/Reforma y ARQ/DECO. El pa ...
LA EMPRESA OFRECE SOLUCIONES PARA SUMINISTRAR AGUA CALIENTE AL HOGAR
0 2

Disfrutar de agua caliente en el hogar es una experiencia que aporta numerosos beneficios para la salud y el bienestar. Por el ...

Dejar una respuesta