SOSTENIBILIDAD

Desde ‘tureforma’ os presentamos este amplio reportaje sobre una vivienda sostenible, un proyecto que nos cuenta Eva Jordan Guerrero, arquitecta barcelonesa perteneciente a la Plataforma de Edificación Passivhaus (PEP). ‘Passiv Palau’, vivienda unifamiliar aislada en la localidad de Palau-solità i Plegamans, es la primera casa passivhaus en clima mediterráneo, y constituye un ejercicio de adaptación de los criterios de clima centroeuropeos propios del estándar alemán PassivHaus al clima mediterráneo. El objetivo es reducir la demanda de calefacción y de refrigeración, utilizando soluciones constructivas típicas de la región cómo mejor respuesta de adaptación al medio.

El estudio de arquitectura, ArquiTIR, especializado en proyectos sostenibles, nos presenta este proyecto que presenta dos claves esenciales: el ahorro energético (contrastando y comprobando las facturas de los propietarios es de un 76% respecto a su anterior vivienda).

Construir minimizando los recursos energéticos externos utilizando estrategias pasivas, capaces de mantener el calor en invierno y el frío en verano, es factible y en ‘Passiv Palau’ se ha logrado limitar la demanda de calefacción en invierno. Crece el interés por reducir el consumo desde el primer día, durante todo el año y en toda la vida útil del edificio. Sencillamente es una arquitectura con mucho sentido, además de un elevado confort interior resultante.

Imagen ahorro energía

CONCEPCIÓN Y ORIENTACIÓN

Esta vivienda unifamiliar aislada situada en la localidad de Palau-solità i Plegamans, comarca del Vallés Occidental, se encuentra a tan sólo 30 km de Barcelona. Los propietarios Mónica y Jordi, desconocían el sistema de construcción pasivo, aunque tenían muy clara la imagen de casa que deseaban: una casa tradicional, con estructura de madera y de muy bajo consumo energético.

EFICIENCIA ENERGÉTICA

Se ha maximizado la iluminación natural interior mediante oberturas a sur y suroeste. Dichas aberturas a diferencia de las construcciones convencionales están calculadas para conseguir un equilibrio entre ganancias solares en invierno y el sobrecalentamiento de verano.

PASSIVE PALAU FOTO BUENA

MADERA: CALIDAD Y RAPIDEZ

La estructura de madera es ligera y fácil de montar. Los muros exteriores e interiores están constituidos por un entramado de madera con protección C2, Pinus Radiata y placa de viruta de madera, a ambos lados del entramado, tipo OSB-3 de 12mm ambos con certificación FSB. Este panel es muy importante pues reúne tres funciones: dar rigidez al conjunto, ser estanco al aire y al viento pero siempre permeable al vapor y por último, constituye interiormente la línea de hermeticidad y estanqueidad que irá completamente sellada  a suelo, cubierta y paredes.

TEST BLOWER DOOR

Test de presión (Blower Door) realizado en ‘Passiv Palau’

AISLAMIENTO TÉRMICO EN MUROS Y CUBIERTA

Muros. En el lado interior de la estructura del muro, se ha añadido una cámara para instalaciones con doble placa de yeso protección fuego. Todas las instalaciones discurren por dicha cámara bien procedentes de la solera o del techo, dejando intactos los muros estructurales y sobretodo  el volumen de estanqueidad del panel de virutas interior.

Cubierta. A modo similar al de las fachadas, sobre el entramado estructural previo y en pendiente, se dispone un grueso de aislamiento seguido de un  entramado de rastreles cruzados para recibir la capa de acabado.

La solución constructiva definitiva difiere según su orientación. Para orientación S, SO, se ha basado en cubiertas y fachadas sobrepuestas ventiladas para refrigerar el edificio en verano y mejorar la transpirabilidad de la madera. Las fachadas a patio delantero presentan cambios de orientación de las lamas de cedro  barnizadas al agua y dispuestas sobre doble rastrelado. La cubierta de teja cerámica sobe placa asfáltica impermeable.

El resto de fachadas, laterales y trasera, están acabadas con placa de aislamiento exterior tipo Neopor de 6cms  y revestimiento continuo.

El aislamiento térmico utilizado es de celulosa. Este aislante vegetal, procedente del reciclaje de papel de periódico (madera) y sales bóricas, está tratado para no tener asentamiento ni pudrición. Se inyecta en todas las cámaras del entramado estructural, tanto muros como paredes. El total de la envolvente térmica es de 469m2.

anemómetro passivhaus EVA

Anemómetro empleado para medir la fuerza del viento

CONFORT Y VENTILACIÓN EN VERANO

Se han simulado en el programa de cálculo diferentes estrategias utilizadas para reducir el sobrecalentamiento de verano: factor solar del vidrio (superior al del vidrio convencional), instalación de persianas en las orientaciones sur y suroeste (con factor de protección solar del 40%), fachadas y cubiertas ventiladas, y acumulación de calor en la solera construida sin aislamiento.

En cuanto a la ventilación en verano, se ha simulado una ventilación diurna con la VMC encendida, y el bypass desactivado automàticamente. El caudal en verano es 1,5 veces el caudal de invierno.

Por la noche, la ventilación controlada estará apagada y el usuario abrirá las ventanas para conseguir cargas de frío con ventilación natural nocturna mediante apertura de ventanas opuestas y con diferencias de temperatura interior y exterior,

OTRAS INSTALACIONES

No existe sistema de calefacción ni de refrigeración cómo tal en la vivienda. Se ha instalado una estufa de leña estanca en el estar, con una potencia calorífica nominal de 5 KW. Toda la iluminación de la vivienda es tipo LED, así como los electrodomésticos de alta eficiencia energética A+. La cocina es de inducción con campana de recirculación y filtro de carbono. La instalación de agua caliente sanitaria se realiza a partir de un aerotermo doméstico con capacidad de 80 litros y con aislamiento del depósito. Todas las aguas de la vivienda se recogen de forma separativa, para reutilización posterior en huerto.

COSTES Y CONSIDERACIONES DE LOS PROPIETARIOS

El coste de construcción de la vivienda está en torno a los 1.200 euros/m2 (impuestos, técnicos y cimentación no incluido.

Los propietarios de la vivienda Passiv Palau, Mónica y Jordi, realizaron estas valoraciones sobre el funcionamiento de su vivienda sostenible:

“¿Hemos logrado lo que queríamos? Sí, y lo decimos con convencimiento. La comodidad de la que disfrutamos es mucho más grande que la que teníamos en nuestra casa anterior y suponemos que es debido al tipo de construcción, los materiales utilizados y las condiciones ambientales que se generan dentro de la casa”.

“El consumo promedio que hemos tenido en un año, teniendo en cuenta que somos dos personas y que todo es eléctrico es aproximadamente de 4.41 kw/día. El consumo energético de nuestra vivienda anterior (prorrateando a lo largo del año el consumo de gas de calefacción) era de 18,36 Kw/dia., y pasando frio. El consumo, solo de electricidad (con cocina, calefacción y ACS de gas) era de 3 Kw/dia”.

“Hace años que curioseamos en temas de sostenibilidad. No obstante, no teníamos conocimiento de que en nuestro país, incluso tan cerca de casa, existiera una empresa y unos técnicos preparados y dispuestos a construir casas bajo el estándar Passivhaus. Y mucho menos, que estuviera al alcance de nuestra economía y presupuesto”. 

Podrá encontrar este reportaje también en nuestra versión impresa.

Articulos similares
CEVISAMA 2019
0 1038

Se celebra del 28 de enero al 1 de febrero en Feria Valencia, superará ampliamente los 100.000 metros cuadrados de exposició ...
0 72

El especialista en cuartos de baño encantadores, Grandform, perteneciente al Grupo SFA, acaba de lanzar la nueva línea de ca ...

Dejar una respuesta