CÓMO AISLAR UNA VIVIENDA PARA OBTENER CONFORT Y UN NOTABLE AHORRO ENERGÉTICO

Una de las principales peculiaridades entre los edificios antiguos y los que se construyen hoy en día es la mejora en estos últimos en cuanto a técnicas de aislamiento que dotan a los hogares de un mayor confort y permiten un ahorro energético considerable. El aislamiento es algo fundamental en las construcciones modernas, ya que reduce entre un 30% y un 70% el coste energético. Una fachada sin aislamiento genera una mayor demanda de energía que si estuviera bien aislada.

La mayoría de las viviendas en España, sobre todo las anteriores a 2006, no cuentan con un sistema de aislamiento eficiente o poseen uno muy básico, puesto que fue a partir de ese año cuando se aprobó el Código Técnico de la Edificación (CTE).
No obstante, siempre se puede mejorar el aislamiento añadiendo un sistema eficiente durante una rehabilitación energética.
La eficiencia energética de un edificio se refiere a la capacidad de la vivienda de aislar el hogar interior del exterior del mismo. Los sistemas de aislamiento térmico consiguen que se conserve el calor en invierno y se mantenga la vivienda fresca durante los meses de verano.

Entre las causas que afectan al aislamiento encontramos:

  • El aislamiento térmico de la envolvente, formada por los elementos del cerramiento (tanto ventanas, puertas y lucernarios como muros, medianeras, cubiertas, suelos…) e interiores por los que se produce la ganancia o la pérdida de calor más importante.
  • La eficiencia energética de las ventanas.

¿CUÁLES SON LAS VENTAJAS DE UN CORRECTO AISLAMIENTO?

  •  Mejora el confort térmico, disminuyendo las diferencias de temperaturas de las paredes, techos y suelos, reduciendo al mínimo la transferencia de temperaturas y por tanto, evitando la pérdida de energía.
  • Previene la aparición de humedades, moho y condensaciones.
  • Reduce la demanda energética aprovechando al máximo el consumo, y reduce así las emisiones de efecto invernadero.
  • Reduce el ruido que procede del exterior.
  • Aumenta el valor añadido de la vivienda.

 

¿DÓNDE PODEMOS APLICAR EL AISLAMIENTO?

 

 

Aislamiento de Fachadas
Existen varios tipos de aislante de fachadas que podemos catalogar expandido, polietileno extruido, espuma de poliuretano, lana de roca y lana de vidrio.

Aislamiento de suelos
A pesar de ser los grandes olvidados en cuanto a técnicas de aislamiento, un 20% de las pérdidas energéticas de las viviendas ocurre a través de los suelos. Este tipo de aislamiento ofrece ventajas
aislantes que disminuyen las pérdidas energéticas y evita las condensaciones.
Entre los materiales utilizados destacamos la lana de vidrio, la lana mineral de roca, el aislante reflexivo (con burbujas o multicapas) y el aislante sintético.

En función de su aplicación:
Exteriores: Se refiere al Sistema
de Aislamiento Térmico por el Exterior (SATE), una técnica que se utiliza para cubrir fachadas y paredes exteriores mediante paneles aislantes, manteniendo una temperatura constante durante todo el año. Estos sistemas protegen el edificio de la aparición de grietas y fisuras y eliminan los puentes térmicos, previniendo la aparición de humedades y se pueden aplicar a cualquier tipo de fachada.
Permiten además la rehabilitación de edificios sin la necesidad de desalojar el hogar durante la obra.

  • Sistema aislante proyectado: este sistema se utiliza en zonas donde la estética no es importante, como en fachadas medianeras o cerramientos interiores.
  • Sistema de placas aislantes acabadas con revoco: este sistema se usa en fachadas que necesitan ser reformadas en las que no se puede incrementar demasiado el espesor.
  • Fachadas ventiladas: Este tipo de fachadas cuentan con una cámara ventilada entre el revestimiento y la capa de aislamiento. Los más utilizados son: Lana de vidrio, que está formada por
    filamentos de vidrio entrelazados, que sirve para aislar térmica y acústicamente; lana de roca: está formada por roca volcánica fundida que aísla no solo acústicamente sino también
    es antiincendios; espuma de poliuretano Interiores: Hay técnicas muy convenientes que no necesitan de grandes obras ni materiales costosos.
  • Inyección de aislante en cámaras de aire: Con la inyección en cámara de aire se consigue un aislamiento rápido y sencillo no afectando a la superficie útil de la vivienda.
    Como aislante se suele utilizar la inyección de espuma de poliuretano. Presenta el inconveniente de no aislar los puentes térmicos.
  • Sistema con perfilería y placas de yeso: Otra opción, más engorrosa pero igual de eficaz, es colocar el material aislante sobre la pared y cubrirla después con pladur o construir
    un nuevo tabique. Se aplican en seco por lo que disminuye la duración de la ejecución de la obra, no obstante, reducen la superficie útil de la vivienda.

Aislamiento de cubierta

La cubierta es la más fácil de rehabilitar al requerir de mantenimiento periódico. Se aplica en el exterior sin afectar al espacio útil de la vivienda. Los materiales que se utilizan son: polietileno
Aislamiento de techos Los techos son zonas por las que se escapa el calor y el frío.
Dependerá del tipo de vivienda, ya que las necesidades de aislamiento no serán las mismas en un edificio que en una casa unifamiliar. Se utiliza la celulosa, la lana de roca y la fibra de madera.

Articulos similares
JUNKERS BOSCH LANZA UNA NUEVA CAMPAÑA
0 75

Consciente de que la naturaleza siempre ha sabido cómo adaptarse para seguir su desarrollo de forma sostenible, Junkers Bosch ...
ARTE, CONSTRUCCIÓN Y DISEÑO SE FUSIONAN EN UN ESPACIO MULTIDISCIPLINAR
0 226

Icoedro House nos comunica la próxima apertura de su espacio multidicisplinar, un espacio en el que se fusiona arquitectura, ...

Dejar una respuesta